Budapest

Budapest ha sido una ciudad que me ha dado mucho más de lo que podía imaginar. Es una ciudad preciosa. El Imperio Austrohúngaro supo crear verdaderas bellezas.

Una ciudad llana, asequible y de grandes distancias, donde todo se puede ver a base de paseos, si tienes fuerzas, o tirar de transporte público. Yo utilicé ambas opciones y aún así acabé agotada. El transporte público funciona fenomenal, tanto buses como tranvías están adaptados. La app Budapestgo fue una gran aliada. 

Los billetes para el autobús/Tranvía, se pueden comprar en muchas paradas de autobús o tranvía. Para ir del aeropuerto al centro de la ciudad sacamos el ticket y cogimos el autobús E100 en el propio aeropuerto. Nos costó unos 3,75 euros y tardamos unos 40 minutos.

El pavimento de la ciudad es completamente liso pero en muuuchas ocasiones muy muy deteriorado. Estaba lleno de grietas, baches, totalmente desnivelado (o te ibas a la dcha o a la izq), no hay rebajes en las aceras,. Si quieres cruzar la calle, te toca comerte las vías del tranvía y por supuesto también me comí las obras de la ciudad, de hecho no pudimos ver El Puente de las Cadenas. Vamos, que estuve dando brincos 5 días, pero volvería sin duda.

Mi viaje día a día

Fuimos del 25 al 30 de julio. En plena ola de calor en Europa y también en Budapest. Os cuento mi día a día, que se puede resumir muy fácilmente, turismo a tope por las mañanas y bares (o mejor dicho bar) por las tardes jeje. En todos los viajes necesitamos ese bar que solemos llamar «el descanso del guerrero». Os marco en negrita las cosas que tenéis que ver en Budapest sí o sí.

  • 25 de julio

Sabía que un ruins bar era visita obligada en Budapest, lo que no sabía es que estaría en uno todos los días jeje.

El Szimpla Kert y todos sus ambientes se ganaron mi corazón. Es que no puedo describir lo a gusto que se estaba allí y el buen rollo que transmitía el local.

Leímos que en la misma zona había otros bares ruina pero como bar en ruinas realmente sólo vimos este. Los otros eran terrazas cucas y muy bien puestas como el Koleves o el Maika Garden que sólo abren en verano, muy alejadas de las ruinas. Quizá tendríamos que haber buscado más, pero estábamos taaan  bien en el Szimpla, y a tan sólo nueve minutos del hotel. Era una tentación inevitable 😊

Los ruins bar son edificios que tras la IIWW quedaron en un estado muy lamentable. Ahora les han dado una segunda vida y espero que sea muuuy larga.

  • 26 de julio

Visita a La Gran Sinagoga de Budapest. Es la 2ª sinagoga más grande del mundo. La entrada costaba 7000 forint (HUF). Unos 17€. Para 👩‍🦽y acompañante es gratis.

La sinagoga en cuestión nos dejó un poco fríos. Muy bonita por fuera, pero por dentro esperábamos más. La visita a todo el recinto mereció la pena, eso sí, no sé si merecerían los 17 pavos.

Llegamos a las 11 am, justo cuando empezaba una visita guiada y gratuita en español, estupendo! La visita fue muy amena y concisa. Perfecta para entender la historia de la sinagoga, del cementerio judío que está junto a ella,  del sauce llorón (el árbol de la vida) con nombres grabados de personas asesinadas durante el Holocausto judío, de la tumba homenaje a las personas de buen corazón como el zaragozano conocido como El Ángel de Budapest y el monumento del holocausto, que simula a personas que andan con el único destino de caer por un precipicio.

Después de la visita a la sinagoga fuimos dando un paseo por la calle Váci Utca (calle con mucho encanto) hasta llegar al al Mercado Central.

Con lo que nos gusta a nosotros los mercados como íbamos a perdernos este!!!

En su planta baja encontramos los comestibles habituales (frutas, verduras, embutidos, pan y queso) que por supuesto feriamos. Su 1ª planta (hay ascensores) está dedicada a la venta de souvenirs y a restaurantes de comida húngara. No hace falta decir que pasamos una mañana estupenda, verdad? 🤤.

  • 27 de julio

Esta mañana se la dedicamos el día al Parque Varosliget (la foto de portada es de este día), donde veremos cosas realmente preciosas como

el Castillo Vajdahunyad, en el paseo cruzamos la fortaleza para encontrarnos con el Ministerio de Agricultura, seguimos y llegamos a los baños termales Széchenyi, y finalizamos donde empezamos el paseo, en la Plaza de los Héroes.

Tenéis un buen paseo por delante, aquí he resumido mucho pero os encontrareis con muchas más cosas bonitas.

Los baños son públicos pero no gratuitos, ingenuos que somos nosotros, nos acercamos porque queríamos verlos por dentro pero no pudo ser. Había que pagar 18€ aunque no te quisieras bañar. Y con 35°C que había no estábamos para darnos un baño termal.  Pero según me dicen, estos y los baños Gellert, están totalmente adaptados.

De la Plaza de los Héroes continuamos un poco más el paseo por la Av. Andràssy, una calle llena de embajadas y edificios impresionantes, hasta que nos cansamos y cogimos el bus para llegar a La Ópera de Budapest que tiene una rampa en su lateral derecho y se puede acceder sin problemas. No vimos ninguna obra pero lo que se puede visitar de forma gratuita es bien bonito.

Y de allí a degustar platos típicos al Restaurnte Menza. Comida rica rica y a buen precio. Hay terraza y si queréis pasar al interior sólo hay un escalón 😊.

  • 28 de julio

Dedicado a la Basílica de San Esteban. Precio 3500 HUF (la mitad que la sinagoga). Ese precio incluye poder subir a la cúpula. Sin cúpula son unos 3200 HUF. Para 👩‍🦽y acompañante es gratis.

Las entradas se sacan en una tiendecita que está en una calle que sale a la dcha de la puerta prinipal de la basílica (cuando fuimos había un Starbucks junto a la tienda). Aunque sea gratis para nosotros, tenemos que sacar la entrada y nos dicen por donde tenemos que entrar, en la Sinagoga hay que hacer lo mismo.

La Basílica si que merece muy mucho la pena. Me encantó.

Las calles a su alrededor son peatonales y perfectas para descubrir cosas interesantes, tomarse un aperitivo y reponer fuerzas para continuar la jornada. 

  • 28 de julio

Nos vamos al Parlamento de Budapest. Entrada con visita guiada en e español unos 10€. Nosotros entramos por un ascensor del S. XIX que se mantiene en perfecto estado. Así es que nuestra visita tiene un plus 😉.

Nunca me imaginé haciendo una visita a un sitio así, pero mereció la pena. Obviamente, no nos dejaron visitar todas las salas, es el tercer parlamento más grande del mundo, ni nos dejaron fotografiar todo lo que vimos, pero fue una visita muy grata de 45′.

En ella vimos la escalera principal, la sala de la cúpula y la Antigua Cámara Alta, entre otras cosas.

Esa mañana también vimos el Monumento de Los Zapatos de Budapest, que está entre el Danubio y el Parlamento. Estos 70 pares de zapatos son una alegoría de lo que quedó de esos judíos asesinados y tirados a la corriente por los fascistas en la IIWW.

29 de julio

Todo lo anteriormente visto estaba en Pest y hoy nos vamos a Buda a ver caer el atardecer 😍

Buda es una momtañita absolutamente preciosa llena de cosas excepcionales. Llegamos a Buda en bus y alli cogimos el funicular, a 10′ de la parada, que nos subiría a la montaña por 3000 HUF.

La mayor parte de Buda es accesible pero el Castillo de Buda sólo está a nuestro alcance si nos enfrentamos a un montón de escaleras. Pero nos queda el Bastión de Pescadores, la Iglesia de San Matías y muchas más cosas maravillosas.

No podía terminar este viaje sin un brindis al Danubio y esta es una foto perfecta. En IG (@minavivesobreruedas) os dejo una story destacada de Budapest con unos vídeos muy chulos y aquí podéis ver más fotos del viaje.

Te animas a preparar tu viaje? 😉

Ibiza

El último fin de semana de mayo nos fuimos a Ibiza y ya es hora de que os cuente mi viaje. Esa fecha es ideal para hacer viajes de playa por España. Buen precio, buen tiempo y poca gente.

La ciudad antigua y preciosa de Ibiza (dalt vila) se divide en 3 zonas: baja, media y alta. Accesible, accesible en plan apañatelas como puedas e inaccesible.

Hasta llegar a dalt vila nos encontramos con un montón de escaleras. Si queremos estar lo más cerca posible tenemos 2 opciones, alojarnos en la propia ciudad vieja o quedarnos en la ciudad de Ibiza junto al paseo marítimo. Es lo  que hice yo y para llegar a la parte antigua y evitar las escaleras tendrás que dar una vuelta de unos 20′, esto yo no lo sabía.

Al día siguiente cogimos el coche con el que recorreríamos la isla durante 3 días y nos fuimos al Mercado de Las Dalias.

Para conocer la isla un coche es fundamental. Los autobuses no te llevan a todos sitios y los horarios son malisimos, taxis adaptados haberlos, haylos, pero muy escasos. Nuestra opción, coche de alquiler. Llévate tu tarjeta PMR y podrás aparcar gratis donde quieras. Pero no hay coches de alquiler adaptados para poder meterte con la silla. Álex tuvo que subirme y bajar del coche todas las veces que hizo falta. Su espalda se portó como una campeona . Coches con la conducción adaptada no sé si hay pero lo dudo.

El Market está a unos 30′ en coche de Dalt Vila. Sus horarios de apertura y cocina varían según la temporada. Lo mejor es que preguntes a San Google cuando vayas.

El pavimento del mercado es un poco bastante coñazo pero todo es taaan chulo q se te olvida jeje. Allí pasamos una mañana estupenda. Tienen cosas muy cucas, muy buen rollo, musiquita chill, zona d bar, comedor buenísimo y muy barato (lo único barato d la isla jaja). Todo al aire libre. Nos comimos una paella de verduras rica rica.. Parking y baños adaptados.

Qué más se puede pedir? Pues qué quien controla el aparcamientos te ayude a bajar y subir del coche y así lo hizo. Si es que allí la gente es majísima .

Atardecer en la Cala Benirrás. Dicen que es la cala más hippy de Ibiza y sus timbales dan buena fe de ello. Un atardecer, una cala y una gente preciosa.

Por supuesto, no seréis los únicos que vais a ver el atardecer a la hora clave. Según vais llegando no sabréis donde aparcar. En un momento dado aparecerá un cartel : «SÓLO AUTORIZADOS». Nosotros nos dimos por autorizados y seguimos adelante jaja. Sabéis eso de que al fondo siempre hay sitio? Pues al fondo y junto a la cala había 3 aparcamientos para PMR!! Llegamos, preguntamos al aparcacoches, nos dijo donde ir y tarde perfecta 😁😁.

Cala Pluma

Al día siguiente pusimos rumbo a la Playa de Las Salinas. En realidad son 2 playas: Cala Pluma y Playa Cavallet. Y también podréis ver las salinas en su esplendor. Pura sal. 

1- La llaman cala pero para mí es una playa en toda regla. Muy amplia y con ese oleaje que ya se echaba de menos. Puedes aparcar sin problemas en su parking, es una zona más ventosa que las demás, puedes quedarte en una de sus tumbonas, meterte en el agua, aunque no tienen pasarela de madera para acceder a ella y si eres viandante agradecerás unos escarpines porque hay piedras en el mar muy traicioneras. El chiringuito tiene unas escaleras de acceso.

2- La llaman playa pero para mí es una cala muy apañada. No hay parking. La frase clave siempre es preguntar al controla coches por aparcamiento para PMR. Cogerá tus llaves, te lo aparca y cuando te vayas se las pides. Ojo! Que no son gorrillas, son empleados de la isla y son muy majos. La «cala» tiene unos colores increíbles, al estar más recogida hay mucho menos aire y tenemos pasarela hasta el agua!!

3- Desde Cavallet puedes ir un poco por la carretera y ver Las Salinas de cerca. Mola mucho el color que adquiere tanta sal apretujada jeje

Y con todos ustedes el Mirador Es Vedrá, una de las maravillas de la naturaleza más bonitas que he visto nunca. Dicen que es el mejor atardecer de Ibiza y no lo pongo en duda. 

El caminito hasta llegar a él fue complicado. Piedras y pura cuesta. Si además le añades que no teníamos ni idea de por dónde íbamos y que se nos iba a hacer de noche, la idea de ver el atardecer se nos quitó de la cabeza.

Álex me dijo, por dónde vamos?. Por donde va Vicente, dije yo jeje. Allí todos seguíamos al primero, esperando que el primero no se equivocase. El GPS decía que estábamos a 3 minutos, nosotros ya habíamos andado 10 y todavía no habíamos llegado. Y cuando llegamos, la maravilla!!!

Una vez en casa, hemos mirado el camino en Google Maps y parece que Vicente se equivocó, había un camino mucho más recto. Habrá q volver para comprobarlo 😅. Tenéis vídeo de esta maravilla en la story destacada en IG (@minavivesobreruedas), junto con otras maravillas de la isla.

Nos despedimos de Ibiza en Cala Comte. No podía haber despedida mejor. Si buscas una cala paradisíaca, estás buscando ésta .

Según llegas a la cala, encontrarás una brrerera bajada, tipo peaje, el controlador andará cerca, búscalo y en cuanto vea tu tarjeta,te subirá la barrera. Sigue hacia delante y al final junto a la cala y el chiringuito, hay 2 aparcamientos PMR.

Si no puedes cruzar la valla gira a la izq. y tendrás un parking enorme.

A la cala sólo se puede acceder mediante escaleras, pero las vistas merecen mucho la pena. El chiringo lo tienes muy a mano.

Hasta la próxima Ibiza. Volveremos a vernos. No hay 2 sin 3. En IG (@minavivesobreruedas) os dejo una story destacada de Ibiza con unos vídeos muy chulos y Aquí podéis ver más fotos.

Fez

20171013_151408
Junto a  Bab Rcif, puerta de la Medina.

En octubre del 2017 nos fuimos a pasar 4 días completos a Fez. Lo normal, es pasar 3 días completos en Fez y hacer excursiones por la zona, que no suelen ser muy accesibles, la verdad. Nosotros decidimos pasar 4 días completos en Fez, 4 días donde vimos, vivimos y disfrutamos de la ciudad al máximo. Y menos mal que sólo fueron 4 días porque no me pudieron pasar más aventuras seguidas. Yo ya me lo tomaba todo a risa. Esto es así, esto es viajar y punto  .

En Fez el-Bali (la parte más antigua de la ciudad) puedes perderte y no encontrarte nunca dentro de los más de 9000 callejones que tiene su medina. Así es que lleva siempre contigo la tarjeta de tu hotel para que te devuelvan a tu lugar. Contrata a un guía oficial para que te enseñe todos los secretos de sus laberínticas calles, no te fíes de los guías que se ofrecen por la calle porque a saber dónde te llevan. Nuestra guía hablaba español y se portó de maravilla, si queréis os paso su teléfono.

Fez es una ciudad muy auténtica, segura – el mayor peligro es que te pierdas -, con gente amable, no está atiborrada de turistas. Todo el mundo va a ganar dinero pero no no te agobian. Puedes pasear por la medina tranquilamente sin tener que huir de nadie. Y la parte nueva, Fez el-Jedid, donde está el barrio judío y el Palacio Real, también es preciosa y mucho más accesible. Ten en cuenta que, para ellos, el viernes es nuestro domingo y cierra casi todo.

Nos dijeron que la mejor época para visitar la ciudad es en noviembre. Hubo algunos momentos en los que yo no sentía calor, sentía que mi piel quemaba, pero luego te metías dentro de la medina y los grados bajaban muchísimo y se estaba tan a gusto. A mi me encanta el calor y yo volvería en octubre.

Si os alojáis en la medina, hacedlo cerca de sus puertas principales. Nosotros nos alojamos en Riad Nazha cerca de la puerta Bab Rcif. Su puerta principal y más famosa es  Bab Bou Jeloud o Puerta azul. Aquí también hay muchos alojamientos y yo diría que es una parte más turística. A mí me gustó mucho nuestra zona, nuestro riad estaba junto a la muralla,  por las noches íbamos a la medina y nos encontrábamos con mucha gente local. Ojo! Tened en cuenta que para ellos, un alojamiento adaptado para silla de ruedas significa que tenga pocos escalones. Por supuesto, olvidaos de baños adaptados. En booking dice que está adaptado pero es mentira. Esto, claro, yo no lo sabía. Si queréis una adaptación en condiciones no os quedéis en la medina. En la parte nueva de la ciudad hay un hotelazo y es el único que da garantías.

El precio estipulado del aeropuerto a la ciudad son 15€. Háblalo antes de subirte al taxi.

En este post os cuento el viaje y casi todas esas aventuras que hicieron de todo un recuerdo de lo más especial. La parte aventura la he puesto en cursiva, si no os interesa la saltáis y listo.

Mi viaje día a día

  •  10 de octubre

Esperando el avión para volar a Fez. Comienza el juego. En el aeropuerto de Madrid conocí a Nadia, una chica de Fez que vive en Madrid y que también está en silla de ruedas. Al llegar al aeropuerto de Fez hay que rellenar unos papeles donde te piden tu nombre y poco más pero sólo vienen en francés y en árabe, ella nos dijo cómo iba todo. Luego cambiamos dinero en el aeropuerto. Nadia decía que en el aeropuerto salía mejor el cambio y resultó tener toda la razón, sin que sirva de precedente (en el aeropuerto el cambio siempre es peor) . Luego nos acompañó al taxi, lo habíamos solicitado al hotel. Nadia nos dijo lo que teníamos que pagar (15€), habló con el taxista para que supiese que éramos amigos de ella, y nos dio su número de teléfono para que la llamásemos en cualquier momento y para que le hiciéramos una visita.

Llegamos a la Medina y allí estaban los dos dueños de nuestro riad esperándonos. Eran dos chicos jóvenes que hablaban algo de español y muy listos ellos. Pero yo iba totalmente alerta.

-Cuánto es el taxi?
-25 €.
-Ja! Pero si el precio estipulado desde el aeropuerto son 15 €!
-Ya, ya, precio del hotel.
-Ya, precio del hotel. No, de eso nada.
-Bueno, pues dale lo que quieras.

Le dimos directamente al taxista 18€ por habernos ayudado con la silla y nos fuimos a nuestro riad. Y cuando llegamos …

-Un momento, pero éste es nuestro Riad?
-No, os hemos cambiado pero éste es mucho mejor, decían.

Y parece ser que esta es una práctica de lo más habitual en la medina de Fez. Cuando contratas el alojamiento por booking.com si no pagas en el acto, no te reservan la habitación y luego te mandan donde quieren. Así es que la primera noche dormimos en un sitio, la segunda noche dormimos en otro riad vecino, y la tercera y cuarta noche volvimos al primer alojamiento pero nunca dormimos en el alojamiento habíamos reservado, y menos mal! Porque  era mucho peor para la silla.

Riad Nazha  precioso, desayuno incluido, habitación amplia en planta baja, bien ubicado, no aceptan pago con tarjeta, con unos pocos escalones y sin baño adaptado. El gerente y el camarero hicieron todo lo posible para que nuestra visita fuese cómoda, fácil y divertida.

  •  11 de octubre

Esa mañana teníamos nuestra visita guiada a la medina con sus mezquitas, su curtiduría y todos sus secretos. Nuestro riad estaba en la parte baja, Mariam fue a buscarnos con su coche y nos subió hasta la parte superior para que hiciéramos la visita cuesta abajo y también se aseguró de llevarnos por calles sin escaleras, en la medida de lo posible. Pasamos horas recorriendo esas calles, fuimos a comer a un restaurante precioso donde se comía de lujo y después a la curtiduría. Recorrer la medina es trekking medio/alto. Agota.

Y aquí vino el famoso piropo de Fez el-Bali. Cuántos camellos por ti? Me dijeron. Que correspondí con una mirada asesina, mientras el chico no entendía el porqué de mi mirada.

La visita guiada nos salió por unos 20€ entre los dos. Al interior de los templos sólo pueden acceder musulmanes pero desde fuera se ven preciosos. La visita la hicimos con unas chicas que querían comprarse un montón de cosas así es que Mariam nos llevó de compras por la Medina. Yo me compré aceite de argán buenísimo y una pulsera de plata bereber que cuando llegué a  España me dijeron que eso no era plata de ninguna clase, pero es bien bonita y la piedra que lleva si que es auténtica. Allí todo era baratísimo y, a pesar de ser barato, todo se regatea, excepto en los puestos de comida. Tenéis que comer esos higos chumbos, fresquitos y recién pelados. Están buenísimos. Y sus dulces uffff.

La curtiduría es inaccesible. Cuando llegué a la puerta, nada más verme, cogieron mi silla entre dos, me subieron unas cuantas escaleras y allí me quedé. En la tienda de la curtiduría viendo unos videos de cómo trabajaban el cuero. Álex y las otras chicas subieron a verlo en directo pero a esa zona yo ya no podía acceder. Cuando llegas te dan una ramita de romero para que te la pongas en la nariz porque el olor es muy fuerte y desagradable. Álex se puso el bálsamo de tigre que había llevado porque yo con los olores soy lo peor y a mi me parecía que con el romero no iba a ser suficiente.

Terminamos la visita a la medina y mi guía se empeñó en que tenía que coger un taxi para volver al riad. Ninguno de los taxis que había en la medina quería llevarme, ni yo quería montar en ellos, la verdad, porque se caían a trozos. Mi guía discutiendo con los taxistas, mi guía le cuenta la película a un policía, el policía habla con el taxista y accede a llevarme, cuando lo ven el resto de taxistas se tiran a por él, y el pobre taxista miraba a mi guía como diciendo, ya te lo dije. En ese momento, pasa un taxi rojo de los que recorren la ciudad, mi guía lo para y dice que me lleva. Me monto en el coche, la silla no entra en el maletero, y me dice que la ruedas al maletero pero la silla a la vaca del coche sin pulpos, ni leches, sin nada que la sujetase. No me la dejaba meter en el asiento trasero y así nos fuimos . Menos mal que estábamos justo al lado, a 10 minutos andando! Trayecto que hicimos el resto de días ni se las veces.

20171011_182354
Mi silla tiene el cielo ganado 

  •  12 de octubre

El día 12 lo pasamos al completo viviendo la medina a nuestro ritmo, parándonos en sus puestos, en sus cafés, restaurantes, viendo y observando el ir y venir de sus gentes, sus chiquillxs, sus carros y sus burros. Me encantaba estar allí, era ajetreo y paz al mismo tiempo.

  • 13 de octubre 

Toca conocer la  parte nueva, Fez el-Jedid, el barrio judío o La Mellah y el Palacio Real.  Esta otra parte, mucho más europea, también está llena de encanto. Tiene su propio zoco y el palacio real es muy chulo aunque sólo se pueda ver desde fuera. Quisimos ir al cementerio judío, era viernes y pensábamos que al ser judío estaría abierto pero nos equivocamos 😦 . Como he dicho antes, el viernes cierra casi todo, hasta la mayor parte de los puestos de la medina.

Estar viendo el palacio real y que uno de sus guardias reales te pida el móvil para hacerte cuatroprecientas fotos también tuvo su punto jeje. Estaba ahí el hombre, junto a otros 2 guardias, con su arma reglamentaria y mi móvil. Ninguna foto le parecía bien, ni sé las las que nos hizo .

Para ir a esta zona, le pedimos al gerente del riad que nos llamara a un taxi para que nos llevase y nos recogiese, le dije bien claro que la silla tenía que ir dentro del coche. Y allí se presentó un amigo suyo, que al parecer también era taxista, con su monovolumen. Nos dejó en Fez el-Jedid, nos dijo por dónde teníamos que ir, nos recogió tres horas después y todo perfecto, tendríamos que haberle pedido más tiempo.

20171013_134159

  • 14 de octubre 

El último día fuimos a casa de Nadia, ella vive en la parte más nuevísima de Fez, Le Ville Nouvelle. Para ir a esta zona le volvimos a pedir al gerente que nos buscase un taxi donde se pudiera meter la silla. En esta ocasión vino su cuñado, que parece ser que también era taxista jeje, pero vino con su propio coche.

Al ir a casa de Nadia se nos cruzó una moto, frenazo bestial, menos mal que mi silla iba dentro porque si no hubiese salido volando, se baja el taxista y llegan los gritos entre ambos, yo ya me descojonaba dentro del coche. Al rato el taxista sube al coche, me mira, nos reímos y pa’lante. Esto es que es así. 

Llegamos a casa de Nadia y el ascensor no funciona! El taxista y el portero cogieron mi silla y arriba! Menos mal que sólo era un primero. Cuando quisimos irnos Nadia llamó al teléfono del taxista y proceso inverso.

Aquí podéis ver más fotos del viaje

Fez fue un viaje precioso, lleno de experiencias y aventuras. Es una ciudad que puedes ver en un día haciéndolo todo muuuy rapidito, o puedes dedicarle dos días haciéndolo todo más pausado, con tres días ya la vives, yo estuve cuatro días y tengo un amigo que estuvo cinco días y ahora vuelve. Todo depende de cómo te plantees los viajes pero disfrutarla, la disfrutarás siempre.

No me puedo dejar atrás al camarero del riad, hermano del gerente (allí todo queda en familia). El chico no sabía ni inglés, ni español y yo soy tetra (mucha mímica no es que pueda hacer), pero no me pude reír más con él, empezó con pequeñas bromas pero como yo le seguía el juego pues ya la liábamos todos los días. Me pareció super bonito que dos personas que estaban destinadas a no comprenderse pudieran encajar tan bien ❤ .

En esta web tenéis aún más información para organizar vuestro viaje.

Playa de las Catedrales&Co.

IMG_20190502_102053
Primer y ventoso día rodeada de maravillas 

Este año tuvimos en mayo un puente de cinco días en Madrid, yo tenía muchísimas ganas de conocer la Playa de las Catedrales y allá que nos fuimos.

La Playa de las Catedrales está muy cerquita de Ribadeo, un pueblecito muy acogedor con unos paisajes fantásticos y cerca de otras muchas playas. El pueblo está como «en cuesta» así es que hay que tener cuidado al coger el alojamiento.

Nosotros nos quedamos en el Hotel Villa De Ribadeo, el hotel está muy bien situado, sin cuestas, sin barreras excepto el escalón de entrada, muy bien de precio (45€ la noche con desayuno incluido), en una habitación super amplia pero sin baño adaptado y en el centro del pueblo. Al lado del hotel tenemos un par de plazas de aparcamiento para PMR, el mercado de abastos, restaurantes, bares, la plaza del pueblo y hasta el centro de salud.

En la misma calle del hotel tenéis otros cuantos alojamientos. Yo os recomiendo que os quedéis entre esta calle (Av. de Asturias) y la Plaza España.

Ribadeo

IMG_20190502_112147

La tarde que llegamos estaba lloviendo, la primera mañana en Ribadeo, fuimos a ver la playa, ver su accesibilidad (sabíamos que había escaleras pero no cómo eran) y el viento que hacía me hizo decir, vale, continuamos mañana (ya contábamos con todo ésto). Al día siguiente nos hizo un tiempo fantástico.

Esa primera mañana fuimos a conocer la Ría de Ribadeo, sus faros, Isla Pancha y otras fortificaciones de la zona. Podríamos haber visto más pero hacía tanto aire que en un momento que me quedé sola pensé que salía volando (os recomiendo este enlace). Y por la tarde a ver el pueblo y a conocer un bar que se convertiría en nuestro refugio.  Amodiño, buena música, buenas tapas, buena gente … ❤ .

Playa de las Catedrales

rrem
La erosión lo creó y ella misma lo destruirá. Le quedan unos 5 años. Aquí nuestras ruedas no pueden llegar 😦 

La visita a la Playa las Catedrales es gratuita pero dependiendo de la fecha que elijas para conocer este enclave , realmente único, tendrás que hacer reserva  o no. Esta reserva se hace un mes antes de tu visita y es necesaria para la Semana Santa y los meses de julio y agosto. También será necesaria en periodos coincidentes con algunos puentes o festivos. En esta web encontrarás toda la info que necesitas, incluso podrás solicitar tu visita guiada. Si estás en silla de ruedas no te lo recomiendo porque gran parte de la visita no la podemos hacer. Y aquí puedes realizar la reserva.

Lo primordial para planificar tu escapada y disfrutar de estas erosiones rocosas es consultar la tabla de mareas. Cada día la marea cambia y lo aconsejable es ir dos horas antes de la bajamar para poder ver cada recoveco de esos 600 metros de catedrales y salir sin peligro. Tenemos dos bajamares al día y dos pleamares, por la mañana y por la noche. La playa es preciosa en ambos momentos. Yo me bajé la app Playa de las Catedrales y así estaba siempre al día de las mareas.

Y ahora la dura realidad. Para bajar a la playa tenemos un tramo de escaleras, una vez abajo te encuentras con una playa que es una pasada. Luego vas hacia la derecha que es donde están todas las catedrales y hasta podemos meternos en el interior de alguna pero ya no podemos ver más. La bajamar no impide que queden «charcos» relativamente profundos y aunque pudiésemos salvar esos «charcos» luego nos encontraremos con rocas que habrá que saltar y eso ya es un imposible. Las catedrales no las podemos ver. De hecho, la gente se cala hasta la cintura para poder verlo todo.

Pero nos queda el lado izquierdo de la playa. Y este lado, dentro de mi decepción y tristeza, hizo que me reconciliarse con As Catedrais. Si es que eres tan bonita que cómo no te voy a perdonar 🙂

Luarca

IMG_20190503_131212
De camino al cementerio de Luarca

Y tras disfrutar de la playa nos fuimos a Luarca, a 46 km. A  Luarca también se la conoce como la villa blanca, aunque yo tampoco la vi tan blanca, la verdad.

Llegamos, aparcamos en la 1ª zona PMR que vimos y nos tomamos nuestro 2º café de la mañana en una cafetería con mucho abolengo (levantarse más de 2h antes de la bajamar es levantarse muuuy pronto), luego visitamos el pueblo y subimos al cementerio. En este hermoso pueblecito asturiano nació y está enterrado el doctor Severo Ochoa. El precioso cementerio con vistas al mar es visita obligada. Qué sería de nuestros viajes sin visitar cementerios, verdad? 

La subida es muy fácil, la carretera perfectamente asfaltada y con zona para viandantes y rodantes tiene muy poca pendiente y las vistas son increíbles.

IMG_20190503_130724

IMG_20190503_131731

Al bajar vuelves a pasar por su puerto pesquero, allí comimos estupendamente y por la tarde/noche de nuevo en Ribadeo fuimos a ver la pleamar y por supuesto, como cada tarde, a nuestro bar preferido del pueblo, al Amodiño!! Un día muy completito 🙂 .

Lugo

IMG_20190504_164827
Muralla de Lugo. Muralla accesible

La última noche de nuestro puente, la pasamos en Lugo. Aquí nos quedamos en el Hotel Exe Puerta San Pedro , perfectamente adaptado excepto la ducha, aunque acabo de ver fotos de su baño y parece que lo han solucionado. El hotel está fuera de la muralla pero al lado de ella, y cerca de todo, incluso de aparcamiento para  .

En Lugo conocimos su plaza, su catedral, su muralla y sus calles. Podemos acceder a la muralla en ascensor desde el exterior de ésta. O por una entrada que está junto a la catedral.

Lugo es casi perfecta. Calles lisitas, sin barreras y llena de vida. No tan perfecta como Pontevedra, la ciudad más accesible que he visto en mi vida, además de preciosa pero sin duda Galicia es calidade.

Aquí podéis ver más fotos del viaje
Y aquí los stories de IG 

Visado Ruso. Cómo conseguirlo?

 

rpt

Lo normal cuando visitas un país donde se necesita visado es llegar al aeropuerto del país, pagar, te sellan el pasaporte y listo! Bueno, pues en Rusia no es ni medio parecido.

El visado tienes que conseguirlo y pagarlo antes de viajar al país. En España puedes conseguirlo de forma presencial en la central de visados rusos de Madrid o de Barcelona. También se pueden enviar los documentos necesarios por mensajería (Trámites por mensajería) . Y, por supuesto, también lo puedes gestionar con una agencia de viajes. Yo lo hice por libre y os cuento los pasos a seguir. Eso sí, nunca presentes o envíes la documentación antes de los 90 días de tu viaje.

 

Para solicitar el visado necesitamos presentar y en este orden:

1.Pasaporte con validez mínima de 6 meses desde la fecha de regreso del viaje. Debe tener dos páginas en blanco seguidas (mira la foto).

2. Justificante del pago de las tasas del visado. Si lo haces por transferencia el número de cuenta de visados rusos es  Banco Sabadell ES98 0081 0640 65 0001503551. También se puede pagar en la central de visados rusos con tarjeta y si eres PMR y escribes al consulado te quitan las tasas, unos 23€. El precio sin reducción es 58€.  Aquí me volví un poco loca porque Rusalia.com me daba el nº de cuenta pero no el IBAN. Afortunadamente, quien tiene un amigo tiene un tesoro.

3. Albarán o el documento «Recibí». Este paso es distinto según vayas a realizar el trámite en la Central de Visados de Madrid o en la de Barcelona o por envío de mensajería.

4. Copia de tu NIE si no eres de nacionalidad española.

5. Formulario de solicitud de visado impreso, rellenado, firmado y con  fotografía original y actual de tamaño 3×4 (tamaño carnet) pegada.

6. Carta de invitación o Visa Support. Se puede solicitar al hotel pero lo más fácil y rápido es tramitarla a través de páginas web especializadas en las que rellenas el formulario, pagas (17,95€) y la tienes al momento. Nosotros usamos https://ivisaonline.com/. Donde pone «The number of visitors» se refiere a cuantas veces vas a entrar en el país.

7. Seguro de viaje. Que cubra los eventuales gastos de repatriación por razones médicas, atención sanitaria en caso de urgencia y/o atención hospitalaria de urgencia, válido para todo el período de estancia en Rusia. No vale cualquier compañía. Aseguradoras válidas.

8. Consentimiento de tratamiento de datos personales

 

Puedes llevar toda la documentación directamente a alguna de las oficinas de la Central de Visados Rusos (Madrid o Barcelona). No es necesaria cita previa, simplemente te presentas dentro del horario de recepción de documentación (de 9:00 a 15:00 horas). Una vez realizado el trámite te entregarán el albarán o el documento «Recibí» con la fecha en que debes ir a recoger los pasaportes con el visado en horario de 15:00 a 17:00 horas. También te enviarán por correo electrónico la factura.

Yo llevé los papeles de ambos y Álex los recogió. Puede ir cualquier persona a hacer estas gestiones.

10 días después de solicitarlo tendrás tu visado!!! Qué fácil parece todo ahora 😀 .

 

En este viaje la web https://www.rusalia.com será vuestra biblia.

 

Otras web que os pueden venir muy bien:

Guía básica para tu primera vez en Rusia

El transporte público de San Petersburgo

El transporte público en Moscú

Sillerosviajeros.com en Rusia

WheelchairTravel.org/Moscú

 

San Petersburgo

 

IMG_20190813_124450
Catedral de San Isaac

Cogimos el tren en Moscú a las 07 am y llegamos a San Petersburgo a las 11 am. Aquí pasaríamos los próximos 5 días. El día que llegamos teníamos entradas para ver dos catedrales y no había tiempo que perder.

Moscú nos había encantado y estábamos a punto de descubrir una ciudad de sueño, una belleza incomparable, de la que no te aburres, aquí cada rincón es una sorpresa con su propio sello. Y lo más importante, se acabaron las escaleras!! Bienvenidos sean los pasos de cebra! jaja.

En San Petersburgo optamos por el Hotel Vera, adaptado, alejado del centro, pero muy bien comunicado. El hotel, escaleras no tenía pero era incómodo hasta decir basta. Y el baño? Adaptado? Estuvimos a punto de pedir una escalera para que Álex se pudiera meter en la bañera sin peligro alguno. En fin, el kit de supervivencia siempre a mano.

Teníamos el metro cerca y paradas de trolebuses y autobuses al lado. El barrio, con sus supermercados, bares, el mejor restaurante de comida georgiana justo enfrente del hotel y la buena comunicación de transporte público era su punto fuerte pero si queréis una buena adaptación, éste no es el lugar indicado.

Al salir de la estación vimos gran cantidad de taxis con aspecto legal. Quisimos coger uno para ir al hotel, pero nos pidió 1000 rublos!! Pero si en Moscú nos cobraron 474 rublos y es una ciudad mucho más grande! Anda, anda! Abrimos los mapas sin conexión para ver donde estábamos y resultó que el hotel estaba a 15 minutos andando.

IMG_20190813_134710
Rumbo a la Sangre Derramada

Mi viaje día a día

Día 13:

  • Cogimos el trolebus y nos fuimos a Catedral de San Isaac.  Perfectamente adaptada y lo más bonito que he visto en mi vida. A la cúpula o «colonnade» no podemos subir, es inaccesible. Horario de 10.30 a 18h. Cierra los miercoles. Precio a la catedral 350 rublos. Catedral + Coronnade 550 rublos . Menudas colas. Comprad la entrada on line! Antes de llegar a la catedral pasarás por la plaza de San Isaac.
  • Después nos fuimos andando a la Catedral de Kazan de San Petersburgo. Mucho más humilde pero con una fachada muy bonita. Gratis. Horario de 8.30 a 20h. Algunos escalones en la entrada.
  • Y andando llegamos a la Catedral de Salvador de la Sangre Derramada. Había dicho qué San Isaac era lo más bonito que he visto en mi vida? Eso es porque a esta catedral no sé ni cómo describirla. Y eso que estaba en restauración. Maadre mía!!! Horario de 10.30 a 18h. Cierra los miercoles.. Entrada on line. Precio 350 rublos. Sin barreras.
  • Paseo por el parque junto a la Sangre Derramada.

Día 14:

  • Hermitage. Cuando compras la entrada on line te da la opción de elegir si la quieres para un día o para dos. La web puede dar la sensación de que si compras para dos días puedes ver más cosas pero es una sensación errónea. Ver, vas a ver lo mismo, todo depende del tiempo que quieras dedicarle.
    Creo recordar que las salas más espectaculares fueron la 271 y la 282 pero todo el palacio es espectacular. Leí que nosotros y nuestro acompañante no necesitábamos entradas, pero se me olvidó, las compré on line y cuando llegué me las pidieron. Igual debería haberme saltado la cola de compra de entradas y haber pedido mi pase, pero esto también se me olvidó. En el Hermitage estamos exentos de colas para todo, tengamos entrada o no. Entramos al Hermitage por su parte central, es un poco lioso porque hay muchas puertas y mucha gente. Lo único que hay que tener claro es que no hay que hacer colas, tirad hacia adelante y si no encontráis la entrada, ya os dirán por donde tenéis que ir. En el ascensor accedemos a la planta 2, todo el palacio de invierno, a la planta 3 sólo se puede acceder mediante escaleras pero tampoco tiene mucho que ver. Cerca de la sala 280 encontraremos el ascensor para salir del palacio. Cierra los lunes. Precio: para un día 17,95$ 
  • Catedral y convento Smolny. Para nosotros la catedral del barrio jeje. La veíamos cada día al coger el trolebús y por supuesto fuimos a visitarla. Está rodeada por otros edificios igual de bonitos junto a un parque.  La 4ª catedral de San Petersburgo bien merece una visita.

Dia 15:

  • Palacio de Peterhof. Esa mañana utilizamos el río Neva y el Golfo de Finladia como camino para llegar en barco hasta el embarcadero del Palacio Peterhof. El barco se coge justo detrás del Hermitage.
    Los barcos salen cada media hora y tardan en llegar otra media hora. El billete se tiene que comprar el mismo día que sales y no aceptan tarjetas. Precio del barco para PMR y acompañante 1100 rublos ida y vuelta, cada uno. Billete sin reducción 1700 rublos ida y vuelta. El día anterior cuando estuvimos en el Hermitage, también aprovechamos para acercarnos donde se cogen los barcos, ver con qué barreras nos íbamos a encontrar y conocer sus horarios. Para acceder al barco hay que bajar unos escalones y luego cruzar una pasarela que no es muy ancha. Si os interesa ir en barco lo mejor es que lo veáis antes con vuestros propios ojos. También se puede ir en tren + paseo de 20 minutos o en taxi, claro.
    El espectáculo de fuentes y música en los jardines de Peterhof, frente al palacio, comienza a las 11h. Nosotros cogimos el barco a las 9.30h y a las 10.30h ya estábamos perfectamente situados, esperando esos chorros de agua. Los chorros vuelven a salir cada hora pero sin música. Llegamos, vimos el espectáculo de agua,  nos esperábamos mucho más, la verdad, y luego nos fuimos a ver el palacio. Aquí llegó la aventura:Hacemos cola para entrar al palacio, nos llega el turno, no tenemos la entrada, Álex se va corriendo a comprar un par de entradas (no tardó mucho),  se salta la cola, entregamos las entradas y una vez dentro me dicen que yo no puedo ver el palacio. Cómo???!!! Querían que me quedase viendo un vídeo en ruso de las maravillas del palacio. Que me devuelvan mi dinero!
    Hubo que persistir porque la entrada ya la habían pasado por sus bases pero vieron que de allí no nos movíamos y acabaron cediendo. Eso sí, Álex tuvo que firmar unos cuantos documentos en ruso, igual decía que era enemigo de la patria o vete tú a saber jajaja. Pero nos devolvieron el dinero! La entrada on line para visitar los jardines (Lower Park), preciosos y accesibles, fueron 900 rublos. La entrada para ver el Palacio no se puede comprar on line y no aceptan tarjetas. Son 1000 rublos. Palacio inaccesible! La visita al palacio dura 40 minutos.

Día 16:

  • Fortaleza de San Pedro y San Pablo. La fortaleza está situada en una isla en el centro de la ciudad, antes de llegar a ella, pasaremos por el Campo de Marte y los jardines de verano (el palacio de los jardines cierra los martes), situados a ambos lados de la carretera. Accedemos a su interior por los puentes Ioannovsky y Kronverksky. El puente Ioannovsky da a su entrada principal. En la fortaleza no se puede comprar entrada on line pero en su interior hay distintos puntos de venta (uno de ellos es el punto de información, junto a la entrada principal), no suele haber colas. Horario de 10 a 18h. Los miércoles cierran exposiciones y museo.  Y junto a la Fortaleza, la playa de San Petersburgo 😀
    Conviene sacar la entrada conjunta por 750 rublos, con esta entrada puedes ver la catedral, la prisión y distintas exposiciones pero no puedes acceder a la muralla, que por cierto es accesible. Pero no hace falta subir a la muralla para tener unas vistas fantásticas de San Petersburgo desde la fortaleza. La entrada, tanto a la isla como a la fortaleza es gratuita.
    La catedral es preciosa, accesible y en ella tenemos a todos los Romanov enterrados.
    La prisión tiene dos pisos, el superior es inaccesible pero es exactamente igual que el de la planta baja. En sus celdas, Stalin encerró a numerosos políticos, escritores, presos políticos, en fin, a todo aquel que no era proletario mientras su pueblo se moría de hambre.
    La fortaleza está muy bien adaptada, entrar a las celdas de la prisión es algo dificultoso pero no imposible, para entrar a la celda de castigo no hay problema ninguno pero ahí no quise entrar, por favor, que angustia!
  • Mezquita de San Petersburgo. Al salir de la fortaleza vimos una cúpula azul preciosa, no sabíamos que era pero nos pusimos en su búsqueda y descubrimos la mezquita más grande de Europa. No pudimos entrar porque estaban en pleno culto, de hecho aunque la mezquita tiene espacio para 5000 fieles había decenas de fieles rezando en sus aceras. Fue muy impactante porque sólo se oían sus rezos y entre rezo y rezo, absoluto silencio, la gente pasaba pero nadie hacía ni pizca de ruido y por supuesto nadie se metía entre ellos, ni entre ellos y la mezquita. Respeto total. Horario de 10 a 17h.
    Así es esta ciudad, la belleza te la encuentras por las esquinas.

Día 17:

  • Cementerio de Volkovo. Ya apetecía un poco de paz y tranquilidad y donde mejor que encontrarla que en un bello cementerio. Este es uno de los cementerios no ortodoxos más grandes y antiguos de San Petersburgo. Está junto a otro cementerio y, en su interior, ambos cementerios están separados por «concertinas». No vaya a ser que a los muertos les dé por migrar. La verdad, es que fue una visita que nos encantó. Horario de 09 a 18h. Gratis.
  • Paseo por la avenida Alejandro Nevski. Una de las principales calles de la ciudad, la Gran Vía madrileña, llena de espectaculares edificios.
  • Palacio Yusupov. Álex no podía perderse el lugar donde por fin consiguieron matar a Rasputín. Y en este bonito palacio fue su hora señalada. Inaccesible. Horario de 11 a 18h. Precio 700 rublos.

Día 18:

  • Metro de San Petersburgo. Aquí, el metro es mucho más fácil de visitar que en Moscú. Al llegar, pides la ayuda de asistencia y en pocos minutos, allí están para ayudarte en lo que necesites. La línea 1 es la más grandiosa de sus 5 líneas. Este es el metro más profundo del mundo y doy fe de ello, esas escaleras mecánicas parecían llevarte al inframundo. Fuimos a la estación de que Abtobo, la más espectacular, podríamos habernos bajado y subido en otras paradas antes de llegar a nuestro destino pero el avión no espera a nadie y éstos fueron nuestros últimos momentos en esta impresionante ciudad 😦  .

 

Aquí podéis ver más fotos del viaje
Y aquí los stories de IG 😉

IMG_20190815_110349
Peterhof

A tener en cuenta…

Para ir al aeropuerto, volvimos a contratar un taxi a través de Lingotaxi . En esta ocasión no pudimos elegir la clase económica porque en San Petersburgo había coches muy pequeños dentro de esta opción y te podían tocar perfectamente. Elegimos la clase confort para asegurarnos el coche que necesitábamos por sólo 4€ más. Desde nuestro hotel al aeropuerto tardamos unos 35 minutos y nos costó 26,95€. Estos taxis funcionan igual que uber te dicen cuanto te van a cobrar al solicitar el servicio, das el número de tarjeta y te lo cobran.

Los taxi pirata en Rusia están a la orden del día. Olvidaos de transportes accesibles en Moscú, aquí es todo apáñatelas como puedas, excepto los autobuses urbanos. Para contratar taxi a través del móvil tenéis uber, gett o yandex.

El transporte público en San Petersburgo está bastante bien adaptado. Los trolebuses mejor que los autobuses. Los conductores siempre se bajan con una sonrisa a sacarte la rampa y, en el interior de los trolebuses, siempre hay una mujer vendiendo los billetes que suele estar atenta a nuestra bajada. Cuando entres, lo primero que te preguntarán es: dónde quieres bajar? (Por supuesto, en ruso). Tú diles dónde vas o enséñales el nombre en cirílico o en un mapa. Con las palabras claves tipo Hermitage, Isaac, etc., no hay problema.
En los trolebuses anuncian las paradas en ruso y en inglés, en los autobuses sólo en ruso. Tú lleva tus mapas sin conexión siempre a mano.
El billete de trolebús cuesta 40 rublos. Si vas a viajar mucho en transporte público lo más económico es comprar en el metro la tarjeta Podorozhnik, es válida para todos los transportes públicos, cuesta 60 rublos pero si la devuelves antes de 45 días te devuelven el dinero que has invertido en su compra. Luego tienes que recargarla con los viajes. Los 10 primeros viajes tienen un precio, (31 rublos el viaje en superficie) y según vas recargando te sale cada vez más barato. 
También puede recargarse onlineTenéis que comprar una tarjeta por persona. No te devuelven el dinero de los viajes que no hayas utilizado.

La compra de las entradas on line tiene su dedicación. Alguna estará disponible desde el comienzo de la preparación de tu viaje, otras saldrán un mes después y otras 15 días antes. En fin, que tienes que estar mirando cada 2 × 3 si ya están a la venta las entradas que necesitas.

Pagar con tarjeta en estas 2 ciudades es de lo más habitual, no hay un importe mínimo, puedes ir al supermercado y comprar dos manzanas con tarjeta sin ningún problema. Si Moscú era barato, San Petersburgo es baratísimo. Sólo cambié 150€ en mis 8 días en Rusia, lo iba pagando todo con tarjeta. Todas las entradas con venta on line estaban compradas.

-También hay Wi-Fi en la ciudad de San Petersburgo, pero había que llamar a un número de teléfono gratuito y nosotros preferimos no hacerlo.

-Si vais al Palacio de Peterhof en barco, no perdáis vuestro billete para que puedan haceros la tarifa ida y vuelta. Aún no sé si no pude entrar al palacio porque había muchas escaleras o porque no querían que mis ruedas ensuciasen sus suelos. La gente tenía que ponerse unas calzas en sus zapatos.

El palacio de Catalina o Puskhin nos quedamos sin verlo, teníamos mucha curiosidad por ver su Sala Ámbar, pero no llegamos a tiempo para comprar la entrada on line y después de lo ocurrido en el Palacio Peterhof no nos apetecía probar suerte. Este palacio fue otro de los damnificados por Stalin. Cierra los martes.

Muy importante bajarse los mapas sin conexión para poder orientarte por la ciudad y para saber por dónde te lleva el autobús. Apuntad la dirección de vuestros hoteles y los nombres en cirílico de las cosas que queráis ver o pedirlo en el hotel .

No hablan inglés y saben que tú no sabes ruso, que saquen su móvil con el Google Translator para entenderte y hacerse entender, se convierte en algo de lo más habitual 🙂 . Son muy majoooooooooos. Descargaros en España el diccionario ruso para que podáis hacer lo mismo.

-Nos quedó pendiente visitar el Monasterio de Alexander Nevskiv (opcional)

Tiendas de souvenirs,  vimos muy pocas. En la fortaleza están todas juntas.

 

San Petersburgo es otro nivel, en cuestión de belleza, nunca he visto una ciudad que me haya impresionado tanto. Roma, es preciosa pero era como una repetición de cosas preciosas. Aquí, no, esta belleza no te cansa nunca porque siempre es diferente y siempre es espectacular.

En cuestión de accesibilidad, nada que ver con Moscú, aunque todos los pasos de cebras rusos tienen como relieve y es como ir saltando bachecitos. Las cañerías o desagües que van por las aceras también son baches a tener en cuenta. Aunque esto, sobre todo, te lo encuentras en las aceras de los barrios.

Los rusos no me han podido ayudar más y tratar mejor. Son personas súper respetuosas, educadas, limpias. Gente que hace lo que se tiene que hacer y no se esperan a que les des las gracias. Igual que tiran la ceniza y las colillas a la papelera, sin esperar nada a cambio, ellos te ven, te ayudan y siguen su camino.

Ha sido un gran viaje, muy agotador, especialmente Moscú. Son ciudades muy grandes, con grandes distancias y donde hay mucho que ver. Nosotros hemos intentado hacer lo que hacemos en todos nuestros viajes, paliza turística por la mañana y tardes de ocio viviendo la ciudad.

Deseando volver a pesar de lo difícil que lo ponen para entrar. En el próximo post os cuento todos los secretos para entrar en Rusia 😉

Moscú

IMG_20190810_180338
Cuando Moscú te recibe con lluvia y de repente sale el sol 😉

Viajamos a Rusia del 10 al 18 de agosto del 2019. Visitamos Moscú y San Petersburgo. Sin duda alguna, han sido las ciudades más bonitas que hemos visto en nuestra vida. Después de conocer estas ciudades, te planteas el hecho de seguir viendo otras porque esta belleza, especialmente San Petersburgo, está a otro nivel. Podéis ver fotos pero no captan ni una pizca de su belleza real.

La mayoría de nuestros viajes los organizamos por libre y éste fue uno más. Si decidís hacerlo por agencia os saldrá, posiblemente, 200€ más caro, pero en este caso, la agencia se lo tiene bien merecido, porque entrar en Rusia es un verdadero caos burocrático. De todas formas, yo os lo cuento todo.

Nos pusieron tan difícil entrar al país que ya no teníamos ni ganas de ir, además le teníamos mucho miedo al cirílico y a lo que nos han vendido del carácter ruso. Cuando tomas tierra, de repente, todo se vuelve sencillo y fantástico!

Primera parada. Moscú

IMG_20190811_124301

Moscú es una ciudad preciosa, muy mal vendida y muy, muy inaccesible. Moscú significa belleza y escaleras! Según preparaba el viaje, me daba cuenta de que Moscú tenía mucho más de lo que la gente me había contado. De todas formas, decidimos dedicarle solamente dos días completos, uno más no hubiese estado mal.

Íbamos a estar tan poquito tiempo, que decidimos coger un hotel al lado de la Plaza Roja, a pesar de que no estaba adaptado. Elegimos la suite del hotel Matreshka, ya sabéis que mis viajes suelen ser en modo supervivencia, el hotel era un poco, bastante cutre, excepto su zona de bar-restaurante donde se comía de muerte. La suite no estaba mal, el hotel cumplió con lo que íbamos buscando: ubicación perfecta y buen precio, además estaba en un barrio precioso. El hotel está justo enfrente de un bar. Si te quedas allí un sábado, mejor lleva tapones.

Mi viaje día a día

Día 10: Cuando llegamos,  (allí es 1h más que en Madrid, España), estaba lloviendo. Lo 1º fue tomar su típica sopa Borsch, luego a cambiar dinero y paseo por el barrio

Día 11:

  • Vimos el Teatro Bolshoi desde fuera, en agosto cierra, justo al lado del hotel y justo al lado del paso de cebra que te llevará hasta la Plaza Roja.
  • De camino a la Plaza Roja intentamos ver la Catedral de Kazán pero estaba en obras.
  • En la Plaza Roja vimos: la Catedral de San Basilio. La entrada son 14€, no se puede comprar online y es accesible. Después vimos el centro comercial GUM, y no somos de centros comerciales pero éste es precioso y te libra de posibles atascos humanos en la plaza y de sus adoquines. No pudimos ir al Mausoleo de Lenin. Justo cierra los días de la semana que estuvimos allí. Abre los martes, miércoles, jueves y sábado, de 10:00 a 13:00h y es gratis.
  • Paseo por los jardines de Alexander, y su pequeña Venecia. Estos jardines rodean al Kremlin, en cuya entrada principal se encuentra la Tumba del Soldado Desconocido, un monumento dedicado a los soldados soviéticos caídos en la II Guerra Mundial, en el centro del cual arde la llama eterna, custodiada por la Guardia de Honor del regimiento Presidencial. El cambio de guardia se realiza cada hora.
  • Luego fuimos a la Catedral Cristo Salvador, mi preferida de Moscú, bonita por fuera y preciosa por dentro. Además mi visita coincidió en domingo, les pillé en medio de la oración y me ofrecieron un caldito. Más majos que son ❤ . La entrada es gratis, y se supone que está adaptada, pero cuando fui estaban en obras. Tuve que subir unos 12 escalones y a los jardines de la catedral no pude acceder. Horario de 08 a 18h. La catedral fue dinamitada por Stalin y reconstruida tal como era en 1994. Aquí fue donde FEMEN hizo sus revindicaciones. En Moscú no dejan fotografiar las catedrales por dentro.
  • Visita al Parque Gorki (no merece la pena). Yo fui rodando y fue una pesadilla. Junto al hotel pasa el bus 144 y el M1 que os deja en el parque. Aquí también hay escaleras.

Día 12:

  • Visita al Kremlin. Muy importante pillar la entrada on line si no os queréis comer unas colas de campeonato. En el Kremlin se puede visitar la armería, sus cuatro catedrales, sus jardines y la tumba de Stalin junto a la muralla. Cierra los jueves. Precio entrada a las catedrales 700 rublos. Entrada a la armería 1000 rublos.
  • Paseo junto al río Moskova
  • Visita al metro de Moscú.
  • Paseo por las calles de Moscú.

Nota aclaratoria sobre el Kremlin: La entrada al Kremlin no se realiza por la Plaza Roja sino por los jardines de Alexander, para entrar hay unos 11 escalones y para la armería hay un piso de escaleras!! Yo de la armería sólo pude ver 4 salas, salvando otros 11 escalones (y una estaba cerrada), para acceder a sus catedrales, hay unos ocho escalones en cada una de ellas, la más bonita la catedral de la Asunción, para los jardines no hay problema y para salir del Kremlin hay escaleras!. Bienvenidos a Moscú! Siendo PMR la entrada a la armería yo no la compraría.

Nota aclaratoria sobre el metro de Moscú: para poder verlo tenemos que llamar el día antes a estos números y solicitar una asistencia : +7 495 622-73-41 o +7 800 250-73-41. El recepcionista de nuestro hotel se lo curró un montón. Ni sé el tiempo que estuvo al teléfono hablando en ruso para conseguírmelo. Hay que especificar bien a qué hora quieres ir y dónde. Yo quería ir a la estación Prospekt Mira pero por problemas del idioma, me imagino, me llevaron a , Plóshchad Revolutsii. Yo, esto lo solicité para el último día pero la experiencia me dice, que la próxima vez que vaya, lo haga antes. La asistencia está muy solicitada y lo normal es que sólo te puedan llevar a una estación por día, te llevan y te traen.  Por internet, y en ruso, también se solicita en esta web o con esta aplicación móvil.

Día 13: Rumbo a San Petersburgo. Lo hicimos en tren de alta velocidad. La estación, que por supuesto también tiene escaleras de acceso,  estaba cerca del hotel y en la Flecha Roja sólo se tarda 4 horas. El vagón 6 es el adaptado para PMR, hay un hueco para poder dejar la silla. Tenéis que avisar por correo de que vais, contact@rzd.ru,  pero la única ayuda que te van a dar son unas pasarelas para unir el poco espacio que queda entre el tren y el andén. Al comprar el billete, no pude coger el asiento para silla de ruedas por qué me pidieron un número específico que sólo deben de tener los rusos, así es que cogí el asiento de al lado y era exactamente igual. Sentarte en el tren es algo dificultoso porque la mesa está en medio. Compra aquí tu billete por 3255 rublos.

El taxi para llegar a la estación nos lo pidió el hotel y en ese momento nos dijeron cuál sería la tarifa, 474 rublos (menos de 7€ y ésto se paga en mano). El taxista nos dijo  que eran 300 rublos más por aparcar en la estación, le dijimos que en el hotel nos habían dado ese precio y que no aparcase en la estación. Nos dejó a unos 30 metros y listo! Todo perfecto. Siempre que te deje en la misma acera de la estación de trenes, claro, si te deja enfrente y no hay paso de cebra, como es habitual, igual te compensa pagar esos 300 rublos demás.

Aquí podéis ver más fotos del viaje
Y aquí los stories de IG 😉

 

A tener en cuenta…

-Lo peor de Moscú? Las grandes avenidas que pueden ser de tres o hasta de más de seis carriles por sentido, no tienen pasos de cebra!! O tienes suerte, no vienen coches y cruzas a las bravas o tendrás que cruzar por sus pasos subterráneos lo que significa, bajar y subir escaleras, que los rusos se ofrecen a ayudar pero ésto es algo que agota muchísimo, física y mentalmente. El hotel estaba justo enfrente de la Plaza Roja, al lado del Bolshoi, y afortunadamente junto al teatro había un paso. El único que vi para cruzar avenidas.

El pavimento de las aceras es muy lisito pero siempre hay obstáculos por medio.

Contratamos un taxi desde España, a través de Lingotaxi (otra opción es kiwitaxi), para que viniera a buscarnos al aeropuerto. Optamos por la clase económica y pedimos un Skoda Octavia, no se podía reservar coche pero finalmente vino a buscarnos el coche que habíamos pedido. Estos taxis funcionan igual que uber te dicen cuanto te van a cobrar al solicitar el servicio, das el número de tarjeta y te lo cobran. Una opción genial para no andar cambiando dinero en el aeropuerto. Nos costó 35€.

El aeropuerto Domodédovo del centro de la ciudad está a 40 km pero tardamos una hora en llegar porque el límite de velocidad es muy bajo. Contratad siempre un taxi o pedidlo desde el hotel. Los taxi pirata en Rusia están a la orden del día. Olvidaos de transportes accesibles en Moscú, aquí es todo apáñatelas como puedas, excepto los autobuses urbanos. Para contratar taxi a través del móvil tenéis uber, gett o yandex.

Muy importante bajarse los mapas sin conexión para poder orientarte por la ciudad y para saber por dónde te lleva el autobús. Apuntad los nombres en cirílico de las cosas que queráis ver y la dirección de vuestros hoteles.

Moscú tiene wifi gratis. Con tu teléfono te metes en configuración, detectas la red de Moscú que es Moscú free (o algo parecido), das tu número de teléfono con el prefijo de tu país, pinchas en conectar a la red Wi-Fi, te envían un sms con un código, y cuando metes el código ya tienes Wi-Fi para navegar por Moscú. Te darán la opción de conectar como cliente o como free access, esta última es la nuestra.

Rusia es un país increíblemente barato, excepto la bebida. Para los desayunos en Moscú tenéis un puestecillo en los jardines de Alexander, junto a la pequeña Venecia, que es digno de aprovechar.

-En las cercanías del hotel, y por tanto cerca del Bolshoi, tenéis dos sitios donde cambiar dinero. El mejor de todos, enfrente del café/restaurante Savoy. Sólo cambié 150€, lo iba pagando todo con tarjeta. Todas las entradas con venta on line estaban compradas.

-Si te vas a mover mucho en transporte público en Moscú lo más económico es que compres la tarjeta Troika en el metro. Es válida para todos los transportes públicos.

Tiendas de souvenirs,  no vimos ninguna, un pequeño kiosko con postales e imanes junto a San Basilio y nada más,  y oficinas de cambio muy pocas.

Si me hubiese quedado más tiempo, me gustaría haberme pasado por el Monasterio y cementerio Novodevichy v el parque Kolómenskoye

No hablan inglés y saben que tú no sabes ruso, que saquen su móvil con el Google Translator para entenderte y hacerse entender, se convierte en algo de lo más habitual 🙂 . Repito, son muy majoooooooooos. Descargaros en España el diccionario ruso para que podáis hacer lo mismo.

 

París

20180713_105801 - copia

A París viajamos en julio/2018  del 12 al 17. Sí, lo pillamos todo la celebración de la república y del mundial de fútbol. Es una ciudad que nunca me había llamado mucho la atención pero mi queridísima Olga ahora está allí viviendo y dado que no fui a verla a Madagascar, tocaba una visita parisina.

El viaje comenzó con tragedia total. Volamos con Transavia (lowcost de Air Frace) y cuando llegamos a París mi silla estaba destrozada. Salvamos el viaje porque pude cambiar mi rueda por otra rueda de las sillas del aeropuerto. Obviamente la silla dejó de ser tan funcional pero aguanté esos días. Tras meses de lucha conseguí la indemnización para la compra de otra silla y de la misma categoría. Si la silla no llega a ser de titanio me la rompen por la mitad.  Pero sigo sin silla, ahora toca lidiar con la ortopedia.

Del aeropuerto Orly al hotel son 35€. El Charles de Gaulle está más lejos, 50€.

Nos alojamos en el Hotel La Bastille, bien situado, bien de precio (559€, 5 noches con desayuno incluido, así es París), perfectamente adaptado y con un súper justo enfrente que eso en París no tiene precio.  Cerca del hotel tenéis las paradas de bus que os llevarán a los sitios de interés pero también habrá que rodar mucho.

París no es excesivamente grande pero cada cosa a visitar está en una punta. Vais a tener que tirar mucho de bus. El metro es inaccesible total pero los buses no están mal. Sacamos cada uno un bono de 10 viajes por 14,90€, luego tuve que comprar 3 viajes más y eso que también tiré de taxi.

 

Mi viaje día a día

Día 12: lo perdí por completo en el aeropuerto gestionando los problemas cono mi silla.

Día 13: 

  • Salimos pronto del hotel y nos vamos a Campo de Marte para ver La Torre Eifel, es lo que queda más lejos de nuestro hotel. Llegamos, no sabemos por donde entrar, preguntamos y nos pasan directamente a comprar mi entrada sin hacer colas. Nosotros no podemos subir a la cima. Nos quedamos en la 2ª plata por 4€. Quienes puedan/quieran subir a la cima tendrán que sacar su entrada online con tiempo y les costará 25€. Álex subió avisando de que yo me quedaba en la 2ª planta. Así intentaron agilizar su entrada y no tuve que morir esperando, aunque casi jeje.
  • Una vez en la zona, nos dimos una vuelta por el Trocadero aunque estaba vallado y no se pudo ver mucho. A la vuelta id por la calle paralela al Campo de Marte no hay arena, son aceras anchas y acaba en las paradas 69 y 87 que te llevarán de vuelta.
  • Por la tarde fuimos al barrio judío, hoy el barrio gay de París, los judíos han cambiado de zona. Es un barrio muy cuco, más íntimo, con bares, jardines ocultos y rincones con mucho encanto. Aquí se nos pasó la hora del bus y tuvimos que volver en taxi (12€). Aseguraos de que para el taximetro en cuanto llegéis a vuestro destino.

Día 14:

Día de la república, sin autobuses ni taxis, pensábamos que iba a estar todo cerrado pero tuvimos suerte al elegir los sitios a visitar. Eso sí, nos dimos una pequeña paliza andando/rodando.

  • Fuimos andando desde el hotel hasta el Panteón. De camino nos encontramos con una iglesia super bonita, la Iglesia Católica Saint Etienne du Mont (3 escalones). El Panteón es totalmente accesible, la entrada son 9€ pero yo tiré por las rampas y nadie me pidió nada. El edifcio por dentro es una pasada, me gustó muchísimo y me emocionó un montón ver que allí estaba El Pendulo de Foucault, recuerdos que tengo de la universidad.
  • Después seguimos hacia los jardines de Luxenburgo, muy bonitos.
  • Seguimos por el Bulevar Saint-Michel que nos lleva a La Sorbona y a la Catedral de Notre Dame, totalmente accesible, salvo por 3 escalones en su interior para ver la parte final, tenemos preferencia para entra en ella. De aquí ponemos rumbo al Pont Neuf y tras cruzar el Sena volvemos hacia la Sorbona y comemos en el barrio latino, por la Rue Harpe y Saint-Séverin, toda esa zona está llena de tiendas y restaurantes. También es un barrio muy cuco.
  • Según vas del Pont Neuf a la zona de Rue Harpe te encuentras con la fuente de Saint-Michel que es muy chula.

Podemos coger un taxi para volver. Menos mal!!

  • Por la tarde quedamos en el Ayuntamiento, que grande es todo en París. Madre mía!! Normal que estallara la república. Esos reyes gastaban que no veas.
  • Y del Ayuntamiento nos fuimos al Sena a dar un paseo y refrescarnos en su París Plage o Quai (qués se pronuncia), terrazas junto al río donde también encontrarás duchas de agua pulverizada . Para bajar lo hicimos por rampa pero subimos por escaleras. Nos pasamos la rampa de subida y no queríamos seguir paseando hasta la siguiente. Esta zona lleva años abierta aunque hay muchas quejas de los conductores por hacerla peatonal.
  • Seguimos la marcha hasta el Louvre. Lo vimos desde el exterior, nos metimos dentro de su pirámide, donde siempre hay una escultura efímera, y mediante su ascensor interprise accedimos a la exposición gratuita que tenían en ese momento. Siendo el día de la república tocó Delacroix, no podía ser de otro modo 🙂
  • Y del Louvre nos fuimos a los Jardines de las Tullerias. Listos y dispuestos a hacer una buena sentada y ver los fuegos artificiales. 30′ de fuegos. Muy en serio se toman la celebración, sí.
  • Arco del Triunfo 

Esa tarde podríamos haber llegado hasta la Plaza de la Concordia con su Obelisco, estaba ahí al lado pero preferimos descansar y estar con las amigas.

Día 15:

  • Por fin llegó Père-Lachaise, años llevaba aplazando mi momento con Jim Morrison. Y frente a su tumba viví uno de los momentos más bonitos de mi vida.
  • Al cementerio se accede de manera gratuita. Al entrar tienes un mapa que te indica donde están las tumbas más famosas. Busca la tuya y vete a ella. Tu persona que se de las vueltas que le dé la gana pero rodar por el cementerio es complicado de narices pero es precioso.
  • A mediatarde Álex se fue a las Catacumbas. Visita inaccesible para nosotros pero muy, muy guapa donde esperan pasadizos y millones de huesos en un paseo de 45′. Quien quiera ir tendrá que sacar su entrada (13€. Menores de 18 años gratis) on line con tiempo o le esperará casi 2h. de colas igual que a la Torre Eifel.
  • Por la tarde Francia gana el mundial, no, nos perdimos nada. Nos volvemos a quedar sin autobuses y toca cambio de planes. Nos quedamos por nuestra zona que también está llena de bares y es muy chula.

Día 16:

  • Nos vamos a Montmartre (barrio de los pintores), en su parte baja tenemos el Moulin Rouge y el Café de Amelie. Yo pensaba que iba a ser una zona aun más cara pero resultó ser la más barata en cuestión de souvenirs y ropa de «mercadillo».
  • Subimos a la Basílica del Sagrado Corazón en el funicular, os valdrán los mismos billetes que en el autobús. La Basílica es grandiosa, gratis. Es una zona llena de cuestas pero el funicular te deja en la cima donde hay unas vistas de París fantásticas. Yo di vueltas al rededor de ella, me empapé del encanto del barrio y no me tragué muchas cuestas. Aquí viví otro momentazo jeje. Desde luego París ha sido un viaje de emociones intensas.
  • Por la tarde ya no hicimos más. Nuestro avión salía a las 4 a.m.

 

Aquí podéis ver más fotos del viaje

Recomendaciones

 

-Viaja con seguro. No del avión sino de alguna aseguradora tipo Mapfre o Axa. Yo no lo hice porque iba aquí al lado y me tocó pelear por mi silla. Nuestra silla para ellos es equipaje, di a tu aseguradora que te ponga una buena indemnización en caso de daños o pérdida de equipaje.

.Paris es caro, muuuy caro. Los supermercados tienen precios más o menos normales pero en los restaurantes te la clavan. Principalmente con la bebida, sea lo que sea. Eso sí, con tu comida siempre te ponen una botella de agua fresquita gratis.

-A dos o tres esquinas de nuestro hotel había un cubano bien de precio y con raciones generosas.

-Cerca del Centro Pompidou comimos los mejores crepes/galletes de mi vida

-No es una ciudad especialmente accesible ni inaccesible. Cuando fuimos estaba todo levantado, lleno de obras, y no se molestaron en dejarte algún paso más accesible.

-Barrios con encanto: Barrio Judío, Barrio Latino y Montmartre.

-Los parisinos son bordes y egocéntricos como ellos solos.

Egipto (Parte III). El Cairo. Fin del viaje.

Aun hay miedo de visitar esta parte de África pero todo es de lo más seguro. A cada paso te encuentras con controles de seguridad (no te paran) y policías con kalashnikovs entre sus manos. Toda esta seguridad o postureo de seguridad era lo que a mi me hacía sentir más insegura pero te acabas acostumbrando.

Tras la primavera árabe los hermanos musulmanes llegaron al poder, echaron a todos los corruptos, marionetas de EEUU, y les metieron en la cárcel, luego se radicalizaron, hubo un golpe militar y ahora gobiernan los militares. Una dictadura semiencubierta y protegida por occidente. Pero todo Muy seguro jeje. Allí todo el mundo les pone a parir y siguen con su vida.

20180506_105314
El Cairo

Llegamos al Cairo y las temperaturas bajaron a 22ºC, el tiempo está loco también en Egipto, aunque luego remontaron. Nos alojamos en el Hotel Conrad, otro hotel de súper lujo con wifi gratis. La habitación era tan grande que tenía 2 camas de matrimonio. Baño adaptado aunque yo no me fiaría mucho de los apoyos en la pared para pasar al baño. Desayuno espectacular. La comida y la cena aunque estaban incluidas no se hacían en el hotel. Lo 1º que hice al llegar fue ir a la peluquería. Por fin pelo limpio por 2’5€!!!!

Puedes elegir hotel cerca de las Pirámides o en la ciudad. Nosotros elegimos ciudad por si nos apetecía dar una vuelta.

Al día siguiente nos fuimos a visitar las Pirámides y las necrópolis de Memphis y Sakkara. 

20180506_100937.jpg

Te vas acercando por la carretera y de repente allí están. Inmensamente grandes y sobrecogedoras. ¿¿¿Seguro que no fue cosas de extraterrestres?? 🤔😝

Podemos llegar a sus pies sin problema ninguno. Para llegar a la esfinge hay que saltar algún escalón pero poca cosa. Los Egipcios lo hacían todo muy bien.

Álex entró en la Pirámide de Micerinos y le encantó esa sensación (60£ egipcias) también podías entrar en Keops pero era 5 veces más cara y nuestro guía nos dijo que por dentro eran prácticamente iguales. Aquí nosotros no podemos entrar, claro.

Y después a las necropolis, muy chulas, ya lo veréis en las fotos. Comidita rica y al hotel.

Nuestro guía en El Cairo, Abdu, era buenísimo y el chófer me enamoró. Su maletero también era de portezuela y el guía nos ofreció cambiar de coche para el día siguiente pero yo no quise quedarme sin mi Ambros. Era un chico súper simpático, amable, siempre riendo y de buen humor, él se las apañaba para meter la silla en el coche sin problemas y cuando no podía ver algo me quedaba con él en el coche y me reía un montón.

20180507_091959

Al día siguiente visitamos la ciudadela de Saladino y su mezquita, el barrio copto, el zoco de Khan el Khalili y el museo de El Cairo. 

  • La ciudadela de Saladino y su mezquita: Para acceder a la ciudadela hay que subir unas rampas y escaleras pero Ambros habló con la policía, les contó la situación y tras echar un vistazo al maletero nos dejaron subir sin problemas hasta la mezquita en coche. La ciudadela no se puede visitar, sólo subes para ver la mezquita que es preciosa.
  • El barrio copto: No quería ir, esta zona me daba mucho miedo pero mi guía me convenció, no pasaría nada y allí me presenté. Me encantó, mucha seguridad para entrar en el, sin coches, todo peatonal, eso sí para acceder a el hay que bajar unas escaleras.
  • Zoco de Khan el Khalili: calles peatonales llenas de tiendas dispuestas al regateo pero sin acoso.  
  • Museo de El Cairo: Increíble todo lo que hay allí dentro. Planta a pie de calle accesible aunque habrá que subir unos escalones en su interior. A la 1ª planta, que es donde guardan los tesoros de Tutankamon, el de seguridad nos subirá en ascensor. Para el 2020 quieren tener abierto un nuevo museo aun más grande, ya han empezado a trasladar algunas piezas.

 

Si aún no te habías dado cuenta, este día vives con toda su intensidad el caótico trafico del Cairo. No hay semáforos ni pasos de cebra, ésto si que es un apáñatelas como puedas. Yo por libre no llegué a salir del hotel. Álex si lo hizo, le echaron la bronca por ir por la acera y tuvo que empatizar con los coches. Lo dicho un kaos.

En mayo no había saturación de turistas. Nos dijeron que julio y agosto eran los meses más fuertes.

Se acaba nuestro viaje, volvemos al aeropuerto del Cairo donde tendremos que pasar 4 controles de seguridad. En cada uno de ellos habrá que quitarse los zapatos, vamos que si lo sé me los quito una vez y no me los vuelvo a poner. Cuando pasas el 4º ya no hay ni cafeterías ni nada así es que lo que quieras hacer hazlo antes.

A Abdu le pagamos 40€ por los 2 días y a Ambros le dimos 10€ de propina que no quería aceptar pero no tuvo opción 😛

Cuando vuelva a Egipto sin duda volveré con Dynamic y pediré a Abdu como guía para mi viaje al completo.

 

Y qué queréis que os diga de las Pirámides? De la Esfinge? De las necrópilis? De los templos? De absolutamente TODO? Si es que no hay palabras, ni adjetivos. Sólo se puede vivir ❤ ❤ ❤

Aquí podéis ver más fotos 😉

 

Enlaces de todo el vieje viaje:

Egipto (parte I). Crucero por el Nilo.

Egipto (parte II). Abu Simbel.

Egipto (Parte III). El Cairo. Fin del viaje. 

Egipto (parte II). Abu Simbel.

20180504_164442
Abu Simbel

Dejamos el barco en Asuán y marchamos por carretera (no sabíamos que se podía ir en avión) a Abu Simbel. 3h cruzando el desierto donde nos encontraremos con la presa de Asuán. Paramos en un chiringo de carretera, el único que hay, para poder comprar agua, descansar y tomar el sol del desierto. 50ºC a la sombra que no existe jeje. Yo, por supuesto, no me bajé del coche ni abandoné a mi aire acondicionado 😝 .

El Hotel Seti Abu Simbel era súper cuco, cada habitación era una casita muy amplia con terraza con vistas al lago Naser, un par de escalones y AC muy directo,  aquí si que no se puede dormir sin el. En Egipto te mueres de calor y de frío porque el AC es súper fuerte en todos los sitios. Llévate ropa de verano y echa alguna chaqueta, la necesitarás.

Llegas, comes, descansas 30′ y al templo. Muy distinto a lo anteriormente viso. Es una chulada muy accesible, con suelos de madera y todo muy lisito. Tan accesible que te quedas embelesada mirando las paredes, te comes un escalón y no me comí el suelo de milagro.

Allí tenemos los templos de Ramsés II y su mujer Nefertari junto al lago Naser. Para bajar a ellos se accede por una rampa y se sale por otra. ERROR!! Salid por la misma rampa que habéis entrado, es más empinada pero más corta y así os evitaréis a un montón de vendedores.

20180504_175123.jpg

Allí estuvimos hasta las 20h, tranquilidad hay bar, sin AC pero con sombra. A las 19.30h comienza un espectáculo de luz y sonido sobre los templos muy chulo que dura unos 30′.

El show se ve desde unas gradas que son escalones muuy anchos y bajos. Colocaos al final, es desde donde mejor se ve.

Termina el show y al hotel. Cena, piscina y a la mañana siguiente vuelta a Asuán para coger el avión al Cairo. Podríamos haber cogido un avión desde Abu Simbel hasta El Cairo pero no lo sabíamos. Es un dato a tener muy en cuenta porque conducen fatal. Le daba igual ir por la izq. que por la dcha., que se pudiera adelantar o no, que hubiese cambio de rasante y no se viese nada. Todo daba igual. A ver, que había poco tráfico, pero había.

La seguridad en el aeropuerto de Asuán es súper quisquillosa. Querían que me levantase de la silla para revisarla. Yo le abrí estiré mi brazo diciendo «Ok, camon» (tú tienes el problema, cógeme tú si quieres). Entonces desapareció el problema.

Aquí dejamos al guía que nos había acompañado durante el crucero y Abu Simbel. Era buena persona pero no fue un buen guía. Un grupo de españoles había pagado el primer día 35€/pna por todas las propinas, guía incluido.  Nosotros pagamos por los 5 días a Aladino 35€ cada uno.

Imposible decir cual es tu templo preferido: Karnak, Luxor, Abu Simbel,  Hatshepsut, Edfu uff ❤ ❤ ❤ 

 

Nos vamos al Cairo 😉

Aquí podéis ver más fotos 😉

 

Enlaces de todo el vieje viaje:

Egipto (parte I). Crucero por el Nilo.

Egipto (parte II). Abu Simbel.

Egipto (Parte III). El Cairo. Fin del viaje.